• Valor de una empresa

Como buen Ingeniero quisiera empezar de atrás para adelante, partiendo de un tema que ya he desarrollado anteriormente en nuestro sitio de Facebook y que ahora, actualmente se ha vuelto un reto personal, el desarrollo de una colegiada y criteriada nueva línea de valuación dentro del gremio especifico de valuadores, de una determinación de valor que históricamente ha sido aplicada por profesionales de otras ramas siendo dentro de mi criterio personal propio de la rama del Valuador profesional, siempre que este se encuentre adecuadamente capacitado y tenga un nivel que lo respalde para realizar la investigación y trabajo de este.
Utilidad de valuar la empresa
El trabajo invertido en la valuación se repaga justamente porque ayuda a identificar las fuentes de valor económico y, por lo tanto, los puntos de apalancamiento. Valuar la empresa obliga a replantear, de alguna manera, en qué negocio se está operando y puede tirar por tierra una serie de preconceptos. Por otra parte, saber el verdadero valor de mercado de una compañía o emprendimiento brinda fortaleza a la hora de buscar inversores o socios estratégicos o aún en el momento de vender. Por otra parte, siempre es más difícil durante una negociación defender un valor que no tenga un sustento analítico.

El valor de los activos de la empresa

Debe hacerse una distinción importante: los activos que tiene una empresa son los medios a través de los cuales se genera el valor de la compañía, pero no son el valor en sí mismo. En general suele aceptarse que el valor de una empresa está más ligado a la capacidad que tienen esos activos de generar flujos de caja en el futuro. Puede darse el caso, por ejemplo, de una empresa que tenga una gran incapacidad comercial o simplemente que la compañía produzca bienes en obsolescencia. Por mejor que sean sus instalaciones, no le sirven para generar caja en el futuro. En estos casos, es más conveniente para los dueños cerrar sus operaciones y vender los activos que le quedan (tangibles e intangibles, como propiedades, fábricas,marcas, etc.) en lugar de seguir haciendo operar a la empresa.

El entorno afecta el valor de la empresa

La empresa no vive aislada. Opera en un mercado en el cual existen otras empresas. Por lo tanto, al trazar una estrategia el entorno se modifica de alguna manera y hay que estar preparado para las reacciones que el mismo pueda tener,como así también tener la flexibilidad necesaria para adaptarse a los cambios fuera de nuestro control. Para valuar bien la empresa, debe reconocerse que el mercado y sus competidores (actuales y potenciales) también existen. Esto, que parece algo elemental, muchas veces es pasado por alto en los procesos de valuación, en los que se proyectan crecimientos de ventas que asumen implícitamente que el resto de los competidores quedarán igual o no harán absolutamente nada al perder cuotas de mercado a costas de la empresa que se valúa. Una valuación profunda debe considerar las reacciones a futuro de toda la industria a partir de las estrategias que la empresa siga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =